¿Por que videovigilancia IP?

estas alturas está muy claro que el video IP reemplazará al analógico en su totalidad en un futuro no muy lejano. Sin embargo, todavía persisten ciertos prejuicios a la hora de elegir soluciones IP.

Enumero a continuación algunas ventajas del video IP:

Acceso global: las cámaras IP se conectan directamente a la red de datos, lo que las convierte en un dispositivo más de la red. De este modo no se necesitan equipos intermedios de conversión y/o comunicación, lo que simplifica su instalación. Esto también permite conectar cámaras de sitios remotos a sistemas locales. En definitiva, deja de importar la localización física de las cámaras.

Inteligencia en el borde: las cámaras IP pueden enviar notificaciones automáticas (como emails o sms) o realizar acciones (encender luces o sirenas, reproducir audio, etc.) cuando se presenta una condición de alarma específica. A su vez, las alarmas pueden ser generadas por distintos tipos de detectores, tales como movimiento, cruce de línea, etc.

Integración con otros sistemas o dispositivos: es muy sencillo integrar cámaras IP con sensores externos o con dispositivos tales como sirenas, altoparlantes, luces, etc.

Resolución megapixel: la posibilidad de utilizar cámaras IP de resolución megapixel, permite obtener más nivel de detalle o una escena más amplia. Hace ya algunos años que los fabricantes ofrecen cámaras FULL HD.

Codificación de video: las cámaras IP pueden codificar el video en distintos formatos (M-JPEG, MPEG-4 o H.264) y transmitir varios flujos de video con distintas características (resolución, cuadros por segundo, calidad, etc.) al mismo tiempo. Esto permite, por ejemplo, grabar a máxima calidad, pero visualizar a una calidad menor, optimizando el uso de los recursos.

Aprovechamiento de recursos: la tecnología IP permite enviar video, audio y órdenes de control a través del mismo canal de comunicación, lo que simplifica la instalación y el mantenimiento, reduciendo así los costos asociados. Las cámaras que soportan PoE (Power over Ethernet) también pueden recibir la alimentación eléctrica a través del cable de red.

Ampliación: los sistemas IP son fácilmente ampliables en cantidad de cámaras, capacidad de alamacenamiento, cantidad de usuarios, etc. Una vez instalada la base de un sistema IP, agregar nuevas capacidades o funcionalidades es fácil y económico.

En definitiva, al momento de invertir en una solución de videovigilancia es importante elegir un sistema que no pierda vigencia y pueda actualizarse o ampliarse en el futuro, para no tener que empezar desde cero nuevamente. Estos requerimientos los cumple en su totalidad el video IP.